¿Hay algún juego de cartas que sea más famoso que el póker? No lo creemos. Incluso los que no son jugadores lo saben y, probablemente, hayan echado una partida o dos a lo largo de su vida. Los jugadores especializados lo adoran por su combinación de habilidad, estrategia y suerte. Con montones de fanáticos de todo el mundo, el póker es un juego de mesa clásico que se encuentra disponible en todos los casinos.

Si bien no es sencillo, el póker puede aprenderse y dominarse por aquellos que se sientan suficientemente especializados como para querer entender el juego. Quizás por eso incluso los jugadores aficionados han ganado grandes premios. Si es un jugador nuevo o un jugador experimentado, siga leyendo para aprender más sobre este juego famoso y fascinante.

Juegue al póker ahora

Casino

Bonus

Nuestra puntuación

Bonus de bienvenida de hasta € 100 con su primer depósito Consultar términos y condiciones
Bonus de bienvenida del 100 % hasta € 400 + 100 tiradas gratis Consultar términos y condiciones
Bonus de equivalencia del 100 % hasta € 200 Consultar términos y condiciones

Cómo jugar al póker

El póker puede ser muy divertido, pero requiere capacidad intelectual, estrategia y suerte para tener éxito. Las reglas pueden parecer bastante complicadas, pero una vez que las aprenda, podrá disfrutar de uno de los mejores juegos de la historia. Puede jugar cualquier número de jugadores, generalmente de dos a diez.

Uno de los tipos más comunes de póker es el sorteo de cinco cartas. A cada jugador se le reparten cinco cartas y, seguidamente, todos depositan sus apuestan. Luego, cada jugador tiene la opción de deshacerse de hasta 3 cartas y reemplazarlas por cartas de la parte superior de la baraja.

Otra variación es Texas hold’Em. En esta variación, cada jugador recibe dos cartas boca abajo. Estas se llaman tus «cartas ocultas». Después, hay una ronda de apuestas en la que puede comprobar, apostar o retirarse.

Estos términos se explicarán en detalle en la siguiente sección, pero, por ahora, familiarícese con las siguientes manos del valor más alto al más bajo para comprender los conceptos básicos de las combinaciones de cartas en el póker:

  • Escalera de color:cinco cartas en orden numérico y todas del mismo palo. La mejor escalera de color posible se conoce como escalera real, que consiste en un as, rey, reina, jota y diez del mismo palo. Una escalera real es una mano inmejorable.
  • Póker:cuatro cartas del mismo valor y una carta secundaria. Por ejemplo, cuatro reyes y un ocho.
  • Full:tres cartas del mismo rango y dos cartas de un rango diferente y coincidente. Por ejemplo, tres reyes y dos ochos.
  • Color:cinco cartas del mismo palo. Por ejemplo, reina, diez, nueve, siete y cinco, todos del mismo palo.
  • Escalera:cinco cartas en secuencia. Por ejemplo, dos, tres, cuatro, cinco y seis, de cualquier palo.
  • Trío:tres cartas del mismo valor y dos cartas secundarias. Por ejemplo, tres ochos, un cinco y un seis.
  • Doble pareja:dos cartas de un rango coincidente, otras dos cartas de un rango coincidente diferente y una carta secundaria. Por ejemplo, dos dieces, dos nueves y una jota.
  • Pareja:dos cartas de un rango coincidente y tres cartas secundarias no relacionadas. Por ejemplo, dos jotas, as, ocho y cinco.
  • Carta más alta:cualquier mano que no entre en una de las categorías mencionadas anteriormente. Por ejemplo, rey, jota, diez, ocho y seis.

Las reglas del póker

Lo primero es lo primero. Cuando un jugador comienza una partida, este debe realizar una compra completa para ese juego en particular. Una compra completa en el límite del póker es al menos 10 veces la apuesta máxima para el juego que se está jugando. Una compra completa en el póker con límite de bote o sin límite representa 40 veces el ingreso mínimo.

Al póker se juega con una baraja estándar de 52 cartas. Cada mano contiene cinco cartas. Una vez hayan apostado todos, el ganador de la ronda será el jugador con la mano más alta. Los jugadores deben hacer una apuesta inicial para obtener cartas. Una apuesta inicial es una apuesta que deposita un jugador en el póker y juegos similares antes de recibir cartas.

Después, los jugadores reciben sus cartas y apuestan en el bote del medio. Dependiendo del tipo de póker, podrá haber o no más rondas de apuestas. Al final del juego, los que se han retirado muestran sus cartas en lo que se conoce como «enseñarlas».

Cuando sea su turno de apostar, tiene una de tres opciones:

Ver: apuesta el importe mínimo para seguir jugando.

Subir: cuando sube, primero debe apostar lo suficiente para igualar lo que se ha apostado antes (ver una apuesta) y luego aumenta el importe de dicha apuesta. Lo normal es que haya un límite para esta cantidad.

Retirarse: abandona la mano actual y pierde cualquier posibilidad de ganar el bote. También pierde su apuesta, pero no tiene que poner más dinero en el bote.

Por lo general, en las partidas de póker se fijan los siguientes límites:

Sin límite: cada jugador puede apostar o subir cualquier importe hasta e incluyendo su pila completa (el número total de fichas que posee en un momento dado) en cualquier ronda de apuestas en su turno.

Límite del bote: cada jugador puede apostar o aumentar en cualquier cantidad hasta e incluyendo el importe del bote total en ese momento.

Límite fijo: cada jugador puede elegir ver, apostar o subir, pero solo por una cantidad fija. La cantidad fija para cualquier ronda de apuestas determinada se establece por adelantado.

El objetivo del póker

El objetivo del póker es bastante sencillo: ganar dinero y conseguir el bote que contiene todas las apuestas realizadas por los jugadores durante la mano. La forma de hacerlo dependerá de varias cosas, no solo de la fuerza de su mano. Un buen jugador apuesta con la esperanza de tener la mejor mano o para dar la impresión de que tiene una mano fuerte, lo que convence a sus oponentes de que retiren las manos.

En cierto modo, el póker es el mejor juego intermedio. Se necesita mucha habilidad para convencer a otros jugadores de que tiene una gran mano, incluso si no la tiene. Del mismo modo, se necesita una gran habilidad para ver si sus oponentes realmente tienen buenas manos o si solo están mintiendo.

Probabilidades del juego del póker

Un jugador de póker experto debe tener una idea clara de las probabilidades y posibilidades del juego. Sin tal conocimiento, no podrá decidir con seguridad el curso de las acciones en las situaciones y manos venideras. Ser capaz de analizar matemáticamente una situación para tomar una decisión puede ayudar a los jugadores a comprender las probabilidades del póker. También puede ser útil memorizar las probabilidades de que ocurran ciertas manos, como se indica a continuación.

Escalera real: 0,000154 %
Escalera de color: 0,00139 %
Póker: 0,0240 %
Full: 0,1441 %
Escalera: 0,1965 %
Escalera: 0,3925 %
Trío: 2,1128 %
Doble pareja: 4,7539 %
Pareja: 42,2569 %
Carta más alta: 50,1177 %

Los mejores casinos para jugar al póker

Casino

Bonus

Nuestra puntuación

Bonus de bienvenida de hasta € 100 con su primer depósito Consultar términos y condiciones
Bonus de bienvenida del 100 % hasta € 400 + 100 tiradas gratis Consultar términos y condiciones
Bonus de equivalencia del 100 % hasta € 200 Consultar términos y condiciones

Las principales estrategias del póker

El póker es fácil de aprender pero difícil de dominar, y alcanzar un nivel en el que gane regularmente requiere tiempo y esfuerzo. Como se trata de un juego matemático y de azar, el póker ganador comienza con la comprensión de qué manos iniciales valen la pena jugar. Si participa en el bote con la mejor mano con más frecuencia que sus oponentes, ganará más veces que sus oponentes. Sin embargo, una mano ganadora es solo una parte de la estrategia. Todos los factores como saber determinar las probabilidades de obtener el bote, reconocer los patrones de apuestas, el engaño y la posición de uso entran en juego y son estrategias importantes para emplear en su juego de póker.

Farol

En pocas palabras, esta estrategia implica apostar o subir con una mano no tan grande que tenga pocas o ninguna posibilidad de ganar o mejorar. Esto recibe el nombre de farol puro. Un farol parcial significa hacer un farol en una mano inferior que podría mejorar en una ronda posterior. El bote se puede ganar si todos tus oponentes se retiran de inmediato o si obtiene una carta que mejore significativamente su mano.

Esta estrategia es más efectiva en algunas circunstancias que en otras. Los faroles son más propensos a funcionar cuando la probabilidad de ver la mano es baja. Hay varios factores que aumentan la probabilidad de que le vean las cartas, incluyendo el número de oponentes que deben retirarse, los patrones de apuestas observados y los estados de ánimo de los jugadores durante el juego.

También hay una frecuencia de faroles óptima en el póker. Si un jugador hace faroles con poca frecuencia, los oponentes pueden deducir que el jugador está apostando por valor y verá las cartas con manos muy fuertes o con manos solo cuando esté recibiendo probabilidades de bote favorables. Si un jugador hace faroles con demasiada frecuencia, los oponentes eliminan su farol y ven las cartas o suben la apuesta.

El farol es una parte necesaria del juego y sin él, el póker sería bastante aburrido. Es muy divertido tratar de averiguar si un oponente está haciendo farol o no.

Juego de tono selectivo/conservador

Jugar de manera poco selectiva implica adoptar un enfoque cauteloso del póker mientras juega menos manos y se retira con las manos más débiles. Los aspectos de esta estrategia incluyen jugar solo con un rango reducido de manos, la mayoría de las cuales son buenas. Un jugador selectivo a veces puede promover poca acción, y muchos jugadores a menudo se retiran o esperan a que otros vean las cartas, apuesten o suban en su lugar. Para cualquier jugador novato, un estilo de juego selectivo es, sin duda, la mejor opción, lo que le permite jugar de manera segura mientras comprende los entresijos del juego. Jugar manos fuertes y renunciar a manos débiles, buscar situaciones rentables y aprovecharlas son algunas de las características que componen el juego conservador.

El juego conservador, como puede imaginar, significa lo contrario. Esta estrategia se caracteriza por jugar una amplia gama de manos, incluidas las débiles. ¿Un juego conservador es aquel en el que muchos jugadores son activos y, por lo tanto, es habitual al presencial de botes grandes? Una vez que domine los conceptos básicos del póker, esta será una buena estrategia que podrá comenzar a usar; pero, para tener éxito como jugador conservador, deberá poder interpretar a sus oponentes.

Juego pasivo/agresivo

Estas estrategias se combinan con las estrategias de juego selectivo/conservador nombradas anteriormente para formar cuatro estilos de juego generales. Saber esto le ayudará a predecir las acciones de un jugador.

Pasivo selectivo: este tipo de jugador, por lo general, no apuesta muchos botes y jugará con tanta cautela que cuando lo haga, los demás se retirarán. A veces etiquetados como «roca», hacen faroles con facilidad y con frecuencia se retiran ante las asustadizas cartas de la mesa. Son jugadores realmente aprensivos que pueden ser temerosos y cautelosos: no improvisan porque tienden a jugar con un estilo aprensivo. Si observa un jugador tímido cuyos movimientos puede predecir, busque las manos y los momentos en los que podrá obtener una ventaja sobre ellos.

Pasivo conservador: este tipo de jugadores rara vez se arriesga o juega de manera agresiva y prefiere mirar y dejar que otros se arriesguen. Muchos principiantes pueden caer en la trampa de ver las cartas una y otra vez. Esto es especialmente común en los juegos de apuestas bajas. Son muy fáciles de identificar, por lo que son presa fácil. Sin embargo, no puede engañar a alguien que ve las cartas continuamente. En cualquier caso, cuando consiga una mano relativamente fuerte, siga adelante y apueste por valor para obtener la mayor cantidad de jugadores pasivos que pueda.

Agresivo selectivo: los jugadores que usan esta estrategia no suelen apostar por muchos botes. Son más bien selectivos y solo juegan las mejores manos iniciales. Un jugador agresivo será paciente y tranquilo, y esperará las mejores oportunidades. A menudo los llamados «tiburones», esos jugadores agresivos representan un colectivo fuerte que se debe tener en cuenta y, a menudo, pueden obtener resultados efectivos.

Agresivo conservador: estos tipos de jugadores pueden ser extremadamente difíciles de interpretar porque juegan una gran variedad de manos. Al usar sus fichas como armas, presionan constantemente a sus oponentes. Los jugadores agresivos conservadores son oponentes difíciles. Pueden adoptar una postura extrema y puede parecer que aumentan sus apuestas sin ton ni son. Esta propensión a exagerar es una debilidad que puede aprovechar.

Lectura de manos

Si bien puede parecer imposible leer la mano de su oponente, esta estrategia se basa en la lógica deductiva. Los jugadores observan cómo juega su oponente, comparan esa información con sus experiencias pasadas para formarse conjeturas acerca de cómo jugará el oponente en el futuro y luego utilizan esas suposiciones para interpretar las acciones de un oponente. Hay algunas suposiciones básicas sobre el juego de sus oponentes que debe reconocer para que la lectura de manos sea una estrategia efectiva.

El primer supuesto que debe hacer es que su oponente no hará una apuesta con una mano marginal, lo que significa que estará razonablemente seguro de que tiene la mejor mano y que verá las cartas con una mano peor antes de que intente apostar por valor. Esta técnica funciona mejor contra los jugadores más tímidos.

El segundo supuesto es que su oponente no hará farol con una buena mano. Si tiene esperanzas de ganar cuando las enseñe, entonces su objetivo será llegar a enseñarlas a bajo costo. Si este hace un farol, deberá asumir que es porque cree que sus posibilidades de ganar son bajas o inexistentes.

El tercer y último supuesto es que su oponente no irá después de un empate si tiene probabilidades obviamente malas.

Recuerde que no existen absolutos en estas suposiciones y que el estudiar a sus oponentes es importantísimo.

Por ello, la clave en este punto es estudiar los movimientos de sus oponentes. Cada vez que un nuevo jugador se una a la mesa, deberá comenzar a ver su juego y, al mismo tiempo, volver a evaluar a los jugadores existentes. Los jugadores cambiarán de estrategia a lo largo del juego, por lo deberá poder aprender a hacerlo para predecir su próximo movimiento. Después de todo, el póker es un juego mental y conocer a sus oponentes es tan importante como la mano que recibe.

Póker de límite alto: emoción al máximo

Quizás uno de los aspectos más emocionantes de los juegos en línea son los juegos de alto riesgo en los que el póker no es una excepción. Este juego es de azar y de habilidad, lo que lo hace aún más emocionante. Los grandes apostadores no dependen solo de la fuerza de sus cartas, sino de su capacidad de observación y respuesta ante situaciones de alta presión.

Hemos reunido algunos de los mejores casinos en línea donde puede jugar al póker de alto nivel en este momento. Es el momento de que se centre en el juego en lugar de buscar infinitamente el mejor valor y los límites más altos. Experimente la emoción del póker de límite alto en casa o mientras viaja con juegos en línea que recrean el glamour y la emoción de un casino convencional.

Póker en directo: jugar para ganar

Para aquellos que prefieren jugar contra oponentes reales en lugar de algoritmos informáticos, los juegos en línea ofrecen una transmisión de alta definición en tiempo real, software sin igual y una réplica cercana a la experiencia de un casino real. Muchos jugadores revelan mucho sobre sus manos por sus rasgos inconscientes pero observables en la mesa de póker. Estas pistas físicas proporcionan a los jugadores experimentados información adicional sobre usted que pueden utilizar en su propio beneficio. Sin embargo, en un juego en línea en directo, estos rasgos se vuelven invisibles, lo que le permiten disfrutar del juego sin las desventajas indicadoras.

Los mejores casinos en línea para jugar al póker

Casino

Bonus

Nuestra puntuación

Bonus de bienvenida de hasta € 100 con su primer depósito Consultar términos y condiciones
Bonus de bienvenida del 100 % hasta € 400 + 100 tiradas gratis Consultar términos y condiciones
Bonus de equivalencia del 100 % hasta € 200 Consultar términos y condiciones

Historia del póker

La historia del póker no siempre está clara, pero se cree que el juego comparte raíces con el juego Primero de la época del Renacimiento y el juego francés del «brelan». Estos juegos también incorporaron el farol y es posible que compusieran los peldaños del juego que hoy conocemos.

Sin embargo, otros historiadores rechazan esta teoría porque las distintas características de las apuestas en el póker no aparecen en ningún juego antiguo conocido. Esta teoría afirma que el póker se originó mucho más tarde, a principios o mediados del siglo XVIII, y se extendió por toda la región del río Mississippi en 1800. El juego sufrió varios cambios desde entonces, como las escaleras y los faroles que se añaden y aceptan como manos normales. En la década de 1970, el póker se hizo más popular que nunca y encontró su puesto de honor permanente en los casinos.

Entre 2003 y 2006, los EE. UU. experimentaron un auge en el póker cuando, sin límite, el Texas hold‘Em se hizo cada vez más popular en todo el mundo. Durante este tiempo, la cantidad de jugadores del póker en línea aumentó un increíble 50 % cada año.

Aumente la apuesta con el póker

La complejidad y las corrientes psicológicas subyacentes que gobiernan el póker lo convierten en un intrincado juego de habilidad, suerte y tacto. Todos lo saben, pero no todos lo entienden realmente. Toma tiempo aprender las complejidades del juego, pero una vez dominado, el póker ofrece un mundo de juegos emocionantes. Con la evolución de los juegos en línea, su popularidad aumentó, lo que resultó en un gran incremento del número de jugadores de póker en todo el mundo.

El póker está dirigido tanto a jugadores serios como a principiantes. Los que juegan en serio pueden disfrutar de la estrategia y la habilidad que se necesita para ser buenos en el juego. Los jugadores menos experimentados aún pueden tener suerte y ganar a lo grande, ya que el póker es, en esencia, un juego de azar.