Este juego de cartas tiene sus raíces históricas en Francia y España, y se jugaba desde el siglo XVI. Hoy en día, el blackjack es uno de los juegos de casino más populares del mundo. De hecho, a excepción del póker, el blackjack es el juego de cartas de juego más popular.

Aunque las reglas del blackjack son sencillas, esto no significa que no haya una estrategia involucrada. Si bien la mayoría de la gente ha jugado a este juego, pocos entienden las tácticas profundas que se pueden emplear durante el juego. Existen varias estrategias que se pueden usar en el blackjack y, si es un jugador experimentado o totalmente nuevo, valdrá la pena saberlo. Abordaremos este tema y mucho más en nuestra revisión completa dedicada al blackjack en línea.

Título del juego

Casino

Bonus

Nuestra puntuación

Bonus de bienvenida de hasta € 100 con su primer depósito Consultar términos y condiciones
Bonus de bienvenida del 100 % hasta € 400 + 100 tiradas gratis Consultar términos y condiciones
Bonus de equivalencia del 100 % hasta € 200 Consultar términos y condiciones

Cómo jugar al blackjack

La simplicidad del Blackjack lo convierte en un juego fácil y accesible. Cuando juegue contra un repartidor, el número de jugadores puede ser de uno a tres. En el juego se pueden emplear entre una y ocho barajas de cartas que se mezclan juntas. El objetivo del juego es vencer al crupier teniendo una mano con un valor lo más cercano posible a 21 sin pasarse.

Al comienzo de cada ronda, podrán hacer sus apuestas hasta un máximo de tres jugadores. Después de ello, el crupier se moverá en el sentido de las agujas del reloj y les proporcionará una carta boca arriba a los jugadores. Seguidamente, el repartidor tomará una carta boca arriba para sí mismo. Luego seguirá otra ronda de cartas boca arriba, pero el repartidor tomará su segunda carta boca abajo.

El jugador situado a la izquierda es el primero en decidir si solicitará otra carta (pide) o no (se planta). A continuación, el repartidor pasará al siguiente jugador hasta que se sirvan todas las cartas. Después de que el crupier reparta las cartas a cada jugador, se revelará su propia carta boca abajo y, si tiene un valor de 16 o inferior, tendrá que tomar otra carta. Si el total es 17 o más, deberá plantarse.

Las reglas del blackjack

Las reglas del Blackjack parecen sencillas y lo son. Las cartas de figuras (jotas, reinas y reyes) valen diez, mientras que los ases pueden valer uno u once. Todas las cartas numeradas conservan su valor nominal.

La combinación de un as con una carta que no sea una carta de diez se denomina «mano suave» y el jugador puede contar el as como un 1 u 11, además de decidir si desea continuar robando cartas. Si las dos primeras cartas de un jugador son un as y una carta con un valor de diez (lo que le da un recuento de 21 en dos cartas), esta mano recibe el nombre de natural o blackjack. Si un jugador tiene una mano natural y el crupier no la tiene, este último le pagará a ese jugador de inmediato 1,5 veces la cantidad de su apuesta. Si el repartidor obtiene una mano natural, este puede recoger de inmediato las apuestas de todos los jugadores que no tengan manos naturales y devolver las apuestas de cualquier jugador que sí la tenga.

Cuando todos los jugadores hayan completado sus manos, el repartidor revelará la carta oculta y continuará tomando cartas hasta que su mano totalice 17 o más puntos.

Objetivo de una partida de blackjack

El objetivo de jugar al blackjack es vencer al crupier teniendo una mano con un valor lo más cercano a 21 posible sin pasarse. Se puede ganar al blackjack jugando cada mano de manera intachable y teniendo siempre en cuenta la carta boca arriba del crupier. Los jugadores apuestan la cantidad deseada y eligen si continúan robando cartas hasta que pierdan ellos o el crupier.

Obtener una mano natural (o blackjack) paga 3 a 2, por lo que si apuesta € 100, la casa le pagará € 150.

Probabilidades del blackjack

El blackjack admite muchas variantes. Algunos favorecen a los jugadores y otros favorecen a la casa. Su tarea consiste en determinar si las probabilidades son favorables, por lo que deberá asegurarse de entender las reglas de la mesa, sobre todo en la que esté jugando.

Ponga su cerebro en funcionamiento y repase sus habilidades matemáticas, ya que las probabilidades del blackjack son más complejas que en otros juegos. Sin embargo, si los jugadores se molestan en entender las reglas del juego, el valor de las cartas y cómo calcular estadísticamente qué cartas se repartirán, las posibilidades de dominar el juego de blackjack serán muy altas. Las cartas que se jugaron y se descartaron durante el juego también le afectarán.

Por ejemplo, en 6 barajas, hay 24 ases, 96 cartas con valor de diez y 312 cartas en total. La probabilidad indica que obtendrá blackjack una vez de cada 21 manos. Obviamente, estos valores cambian en función de la cantidad de mazos que se utilizan en su mesa en particular.

La mayoría de los casinos esperan que la retención de cada mesa de blackjack sea aproximadamente del 20 %, lo que significa que obtienen ganancias en aproximadamente el 20 % de las apuestas. Por lo tanto, el jugador promedio puede esperar perder aproximadamente el 20 % de su participación en el transcurso de cada sesión.

Los mejores casinos para jugar al blackjack

Casino

Bonus

Nuestra puntuación

Bonus de bienvenida de hasta € 100 con su primer depósito Consultar términos y condiciones
Bonus de bienvenida del 100 % hasta € 400 + 100 tiradas gratis Consultar términos y condiciones
Bonus de equivalencia del 100 % hasta € 200 Consultar términos y condiciones

Las principales estrategias del blackjack

Aunque pueda parecer relativamente sencillo, el blackjack esconde algunas estrategias que pueden aumentar sus posibilidades de ganar.

Lo más importante es tener siempre en cuenta la carta boca arriba del repartidor: cuando esta carta sea un 7, 8, 9, 10 o un as, deberá seguir pidiendo hasta que alcance un total de 17 o más.

Cuando la carta boca arriba del crupier sea una carta inferior (como 4, 5 o 6), deje de pedir en cuanto obtenga un total de 12 o más. Si existe la posibilidad de pasarse de 21 (ir a la quiebra), deberá evitar tomar una carta. Esto permitirá que el crupier pida y, con suerte, supere los 21.

Comprender las probabilidades que se relacionan con las cartas es muy importante y existen investigaciones y estudios exhaustivos que se podrá encontrar en línea y que describen qué movimiento realizar en función de la carta que tengan usted y el crupier. A continuación se enumeran varias estrategias que aumentarán sus posibilidades de ganar.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que estas estrategias no garantizan la victoria. De hecho, no hay una estrategia probada que pueda asegurar una victoria el 100 % de las veces. Después de todo, se trata de un juego de azar y de estrategia. Eso es lo que lo hace tan emocionante.

Las tablas de estrategia de Blackjack son un excelente recurso que puede indicarle los movimientos que debe realizar en función del valor de sus cartas y de la carta del crupier. Se pueden descargar de Internet y su uso está recomendado a los nuevos jugadores.

Dividir parejas

Si un jugador obtiene primero dos cartas que tienen el mismo valor como, por ejemplo, dos reinas o dos ochos, puede elegir jugarlas como dos manos divididas. Seguidamente, deberá apostar la cantidad de su apuesta original en ambas manos. La mano a la izquierda juega primero, ya sea plantándose o pidiendo una o más veces. El jugador puede plantarse o pedir en la mano derecha. La única excepción es un par de ases: se puede dividir, pero solo se da una carta por as. Si trata un diez con uno de estos ases, la recompensa será igual a la apuesta.

Por supuesto, el hecho de que pueda dividir no significa que deba hacerlo. Un par de 5 es un excelente ejemplo de una mano que no se debe dividir. Si mantiene sus 5 juntos, tiene una mano de 10, una de las manos más fuertes en el blackjack.

Doblar

Si un jugador decide doblar, duplica su apuesta inicial después de ver sus cartas. Pero hay una condición: solo puede recibir una carta más. Esto se puede hacer cuando el valor total de las dos cartas originales que se le entregan es 9, 10 u 11. El jugador apuesta una cantidad igual a la apuesta original y el crupier le da solo una carta que se coloca boca abajo y no se gira hasta que el resto de apuestas se liquiden al final de la mano. Con dos cincos, el jugador podrá dividir un par, doblar o, simplemente, jugar la mano como lo haría normalmente. Tenga en cuenta que el repartidor no tiene la opción de dividir o doblar.

Hay tres situaciones en las que doblar se considera una buena idea:

  1. 9 duro contra las cartas bajas del crupier: Cuando reciba un total de 9, doble cuando el repartidor muestre una carta entre 2 y 6. Esto debe ser un 9 duro, lo que significa que no tiene un as.
  2. 16-18 suave contra las cartas bajas del crupier: Si tiene un as y un 5, 6 o 7 (lo que le da un total suave de 16-18) y el repartidor muestra una carta de 2 a 6, esta es una excelente oportunidad para duplicar su apuesta. Tener un as y una carta más baja significa que es menos probable que termine con una mano alta, por lo que pedir de nuevo es un buen movimiento.
  3. 10 u 11 duro contra cualquier carta de crupier inferior: Un 10 o un 11 duro es una mano excelente. Si el crupier tiene un total más bajo, doble.

Seguro

Cuando la carta boca arriba del crupier es un as, podrá hacer una apuesta secundaria de hasta la mitad de su apuesta original de que el crupier tendrá blackjack. Una vez que se coloquen todas las apuestas secundarias, el crupier mirará su carta. Si se trata de un blackjack, se gira hacia arriba, por lo que los jugadores que han hecho la apuesta de seguro ganan y se les pagará el doble de sus medias apuestas. Este es un pago de 2 a 1, lo que significa que reciben dos euros por cada euro apostado.

La mano terminará cuando el crupier obtenga blackjack y las apuestas principales se recojan de los jugadores. Si un jugador también tiene blackjack, esto se llama un enfrentamiento y ni el jugador ni el crupier ganarán. Por lo general, el seguro no representa un buen riesgo para un jugador a menos que pueda estar completamente seguro de que aún queda un gran número de cartas de diez en el mazo.

Tablas de blackjack

Estas tablas se desarrollaron utilizando una simulación por ordenador para que los jugadores comprendiesen mejor las probabilidades básicas. Estas tablas describen cada uno de sus movimientos durante el juego. La tabla estándar del blackjack tiene dos columnas: una vertical que muestra las cartas que tiene como jugador y una horizontal que muestra la carta boca arriba del crupier. Dependiendo del valor de las cartas, el lugar donde convergen estas dos líneas le mostrará cuál debe ser su próximo movimiento. Una de las ventajas de jugar en línea es que puede hacer referencia a estas tablas durante su juego en lugar de tener que memorizarlos.

Suba las apuestas con el blackjack de límite alto

La emoción del Blackjack de apuestas altas no se puede igualar. No es de extrañar que sea uno de los juegos de mesa más populares tanto en los casinos en línea como en los convencionales. En los juegos de límite alto, la emoción se multiplica. Encuentre el blackjack de límite alto en los casinos en línea que le mostramos y disfrute de apuestas máximas de hasta decenas de miles de euros. Estas cantidades podrían ser incluso mayores durante eventos especiales y torneos.

Las grandes probabilidades en las mesas de blackjack significan que hay excelentes opciones en lo que respecta a las apuestas, así como a las compras asequibles. Incluso si juega a lo seguro, aún podrá ganar mucho en las mesas VIP de alto nivel.

Disfrute del blackjack en directo esté donde esté

Si el blackjack es su juego, pero no siempre tiene tiempo para ir al casino, la mejor opción es jugar en línea. Jugar sobre la marcha o en casa es una forma extremadamente cómoda y divertida de disfrutar del blackjack cuando lo desee. ¡Puede jugar en su ordenador de sobremesa o smartphone!

También es un juego excelente para aquellos que no disponen de mucho tiempo, ya que es un juego corto, por lo que un jugador puede unirse a una mesa, jugar unas cuantas manos y luego marcharse. ¡Puede jugar, literalmente, en cualquier momento y en cualquier lugar!

Con tantas opciones de los casinos en línea, hemos reunido algunas de las mejores opciones para que pueda concentrarse en el juego. Forme parte de la emoción del juego con sofisticadas plataformas de software que ofrecen lo mejor en juegos en línea.

La mayoría de los mejores casinos ofrecen una experiencia de casino en directo que le permite jugar con repartidores reales e interactuar con otros jugadores en tiempo real, brindándole una experiencia de casino completa. Todo esto se reproduce en un fantástico vídeo con calidad HD. Esto significa que nunca más tendrá que poner sus resultados en manos de un generador de números aleatorios computarizado: ¡El blackjack en directo es el verdadero negocio!

Los mejores casinos de blackjack en línea

Casino

Bonus

Nuestra puntuación

Bonus de bienvenida de hasta € 100 con su primer depósito Consultar términos y condiciones
Bonus de bienvenida del 100 % hasta € 400 + 100 tiradas gratis Consultar términos y condiciones
Bonus de equivalencia del 100 % hasta € 200 Consultar términos y condiciones

Un juego antiguo en un mundo moderno

El lugar exacto de nacimiento del blackjack sigue siendo poco claro, lo que le da un aire de misterio. Sus orígenes se disputan hasta el día de hoy, pero la mayoría de los historiadores están de acuerdo en que probablemente se originó en los casinos franceses alrededor de 1700, donde se llamó «Vingt-et-Un» (veintiuno). Este juego probablemente se desarrolló a partir de otros juegos de cartas franceses como «Chemin de Fer» y «French Ferme», que eran populares en ese momento.

España también afirma ser el lugar de nacimiento del blackjack con un juego llamado «One and Thirty» que prevalece en España desde el siglo XV. El objetivo de este juego era llegar a 31 con un mínimo de tres cartas. Un sacerdote hizo referencia al juego en un texto de 1440, y el famoso escritor Miguel de Cervantes, escritor de Don Quijote, mencionó el Trente-un en un texto de 1570.

Los colonos franceses trajeron el vingt-et-Un a América del Norte donde el juego ganó popularidad y, en poco tiempo, llegó a jugarse en todo el continente. Debido a varias prohibiciones de juego en Francia, su popularidad no paraba de crecer. Por supuesto, las reglas del blackjack en ese entonces eran diferentes a las del blackjack moderno.

Cuando Nevada se convirtió en el primer estado en legalizar el juego en 1931, el juego todavía se llamaba 21. En un esfuerzo por atraer más gente al juego, algunos casinos comenzaron a ofrecer una apuesta especial que pagaba 10 a 1 si una mano tenía un «Black Jack» (club o spade) y el as de espadas. Aunque este pago quedó suspendido más adelante, el nombre de blackjack quedó instaurado.

Un personaje notable en la historia del blackjack es Eleanor Dumont, quien emigró a los Estados Unidos y era una habilidosa repartidora de cartas. Abrió una sala de juego en Nevada, California, y la llamó «Vingt-et-un», por el nombre francés del juego. Solo a los hombres ricos y prósperos se les permitió entrar y jugar, por lo que su salón se hizo muy popular. Las crupieres como Eleanor no eran nada comunes en ese momento y había hombres de todo el país que querían jugar contra ella.

El juego sigue evolucionando y creciendo en la actualidad, lo que ha dado lugar a la gran cantidad de variaciones a las que se pueden jugar. Los apostadores pueden incluso participar en torneos de blackjack, en cuyo caso comienzan con la misma cantidad de fichas y tratan de terminar con la pila más grande. Los torneos se pueden jugar en varias rondas en función del número de jugadores.

Jugar a un clásico

El blackjack se ha ganado los corazones de los jugadores de todo el mundo con sus reglas relativamente sencillas y su larga lista de posibilidades. Este juego de azar y habilidad les otorga a los jugadores una sensación de camaradería con el resto de colegas de la mesa, los cuales están unidos contra la casa. Mientras los jugadores avanzados habrán pasado muchas horas estudiando probabilidades, los recién llegados también podrán disfrutar de este clásico juego de mesa con una preparación y un estudio mínimos.

Con una historia colorida que se remonta a más de 300 años, el blackjack ha evolucionado desde sus orígenes europeos hasta convertirse en un juego de cartas que incluso los que no están familiarizados con el juego sabrán reconocer. El juego también se abrió paso en la cultura popular y capturó la imaginación creativa de escritores y cineastas, ya que se han hecho varios libros y películas al respecto.

Gracias a Internet y a la industria de los casinos en línea, el blackjack se ha convertido en uno de los juegos de mesa en línea más populares. Es fácil saber por qué: las reglas son fáciles de entender, el juego es rápido y la emoción es real. La ventaja de la casa es una de las más pequeñas de cualquier juego y los jugadores tienen mejores posibilidades de ganar si apuestan de forma inteligente. Hay muy pocos juegos que se acercan a la emoción y furor del blackjack en línea. Si solo se tarda unos minutos en jugar y ganar, entonces, ¿a qué está esperando?